Discapacidad intelectual y deporte. La necesidad de un discurso coherente.

En el interior del discurso sobre la no discriminación y las situaciones de vulnerabilidad es habitual encontrarse con reflexiones parciales centradas en un problema concreto que es resuelto sin tener en cuenta sus consecuencias. En ocasiones, el discurso dirigido a luchar contra la discriminación en la que se encuentra un grupo, resulta ser discriminatorio respecto a otro colectivo. Y como no podía ser de otra forma, esto sucede también en el ámbito de la reflexión sobre los derechos de las personas con discapacidad donde, además, este fenómeno se proyecta también hacia adentro.
Así, no es extraño encontrarse con situaciones en las que una determinada situación de discapacidad es valorada de manera despectiva por quienes están en otra situación. Normalmente, de las cuatro grandes situaciones de discapacidad, esto es la psicosocial, la intelectual, la física y la sensorial, son la discapacidad intelectual y la psicosocial las más estigmatizadas. Ello es así seguramente por la importancia que concedemos a la racionalidad y a la relación que históricamente se ha producido entre razón y dignidad.
Lamentablemente, esta visión social, que como sabemos está en el origen de muchas de las discapacidades, está también presente en el deporte en general y en el deporte de las personas con discapacidad en particular.
Un buen ejemplo de ello lo constituye la discriminación de las personas con síndrome de down (más de 9 millones de personas en todo el mundo) en lo referente a su participación en los Juegos Paralímpicos; discriminación que ha provocado que en julio de 2016 se celebrasen en Florencia (fuera del marco del Comité Paralímpico) los considerados como Juegos Olímpicos para personas con síndrome de down (los Trisome Games).
El Comité Paralímpico Internacional utiliza un sistema de clasificación para determinar qué deportistas pueden competir en cada deporte. Este sistema establece diez categorías: (i) Fuerza muscular reducida; (ii) Rango de movimiento pasivo reducido; (iii) pérdida o deficiencia de un miembro; (iv) deficiencia de longitud de la pierna; (v) estatura baja; (vi) hipertonía; (vii) ataxia; (viii) atetosis; (ix) deficiencia visual; (x) discapacidad intelectual.
La discapacidad intelectual no estuvo incluida al principio, pero hoy en día se admite en contadas ocasiones. Esta categoría es definida como “una discapacidad caracterizada por limitaciones significativas en el funcionamiento intelectual y en la conducta adaptativa, expresada en habilidades adaptativas conceptuales, sociales y prácticas. Esta discapacidad se origina antes de los 18 años de edad (Asociación Estadounidense sobre Discapacidad Intelectual y del Desarrollo, 2010)”. El diagnóstico de funcionamiento intelectual y de conducta adaptativa, según afirma el Comité, debe hacerse utilizando procedimientos reconocidos internacionalmente y administrados por profesionales reconocidos por INAS (Federación Internacional de deportes para atletas paralímpicos con discapacidad intelectual).
Pues bien, el Comité paralímpico internacional se ha negado tanto a incluir a las personas con síndrome de down en las categorías antes enunciadas cuanto a crear una nueva específica para ellas, lo que sin duda resulta paradójico en términos de inclusión. Como también lo es que se defina la discapacidad en términos médicos o que, ante la dificultad de incluir la discapacidad intelectual en los juegos paralímpicos, se decidieran realizar desde 1962 unos juegos para estas personas (distintos a los Trisome Games), dentro de una organización llamada significativamente “Olimpiadas especiales”.
La existencia de unos Juegos Olímpicos específicos para las personas con discapacidad puede tener sentido, aunque no el que se celebren de manera separada. Pero el que los Juegos Paralímpicos no incluyan todo tipo de discapacidad es algo muy cuestionable. El deporte puede ser una herramienta de inclusión, pero también puede favorecer la exclusión.

Publicado en el Corriere dello Sport. Unicusano Focus

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s